Un camionero Paraguayo fue recuperado de coronavirus en Argentina, tras su alta, su hijo dijo: «Si era en Paraguay, ya vendíamos la casa para que lo atendieran»

El camionero Pedro Pablo Ramos, de 58 años, salió el 13 de abril de su casa en Capiatá para llevar mercaderías de Río Negro, ciudad de General Roca, Argentina. Cruzó la frontera, donde le hicieron un test anti COVID, le midieron la presión, temperatura y le hicieron preguntas, y le detectaron como positivo. Pedro David Ramos, su hijo, quien era segundo chófer agarró el volante y manejó por más de 2.000 kilómetros mientras su papá descansaba y sufría la descompensación. Cuando llegaron a un puesto sanitario, una enfermera subió al camión y le midió la oxigenación que solo daba 56 por causa del COVID.

Así es un resumen de la historia de padre e hijo, donde uno de ellos la peleó desde adentro y el otro desde afuera contra el COVID-19.

Pasaron tres días viajando por casi 2.600 kilómetros y su papá en todo momento descansó. Al llegar, don Pedro quería bañarse pero no pudo caminar los 50 metros desde el camión al baño. Su hijo preguntó dónde había un hospital.

Al llegar al puesto de salud de General Godoy, una enfermera trepó al camión y le tomó la oxigenación, que daba 56 (por debajo de lo normal). “Otra enfermera agarró su auto y me guió hasta el hospital de Villa Regina a unos 7 kilómetros”, relató el hijo. “Todo, sin preguntarme de dónde éramos, ni nombre, nada”, destacó.
La enfermera subió al camión y le midió la oxigenación que solo daba 56.

Al tercer día le llevaron a General Roca, en el Hospital Francisco López Lima, donde tienen terapia intensiva. Antes de sedarle, le permitieron una llamada a su hijo. “Me dijo: vos quedate tranquilo, de acá vamos a salir vivos y vamos a volver a Paraguay”, recordó.

“Mi papá estuvo 41 días en terapia intensiva. Una médica Formoseña que vive acá influyó bastante para que nos atendieran en el hospital. Si era en Paraguay, capaz vendíamos la casa para cubrir los gastos y quién sabe si se hubiese salvado. Duele decir la realidad pero es así de simple”, refirió el hijo a Radio Formosa.

“Cerca de $50 mil por día sale la atención en un hospital de Paraguay. Escucho a mucha personas en Argentina que se quejan por la salud y no saben lo que es mi país”, manifestó Pedro David.

“El viernes pasado le dieron el alta del COVID-19 a mi padre. Actualmente, se encuentra en un hospedaje de General Roca para seguir la fisioterapia que le práctica un kinesiologo formoseño, que tomará quince días antes de retornar a Paraguay”, completó.

Comentarios

Comentar artículo