Clorinda: Aplicaron dosis antigripal en la Unidad Penitenciaria Provincial Nº 4

Alcanzó a efectivos, internos e internas que se encuentran en los grupos de riesgo

Desde la dirección del hospital “Cruz Felipe Arnedo” se informó que, en la ciudad de Clorinda, internos, internas y agentes de la Unidad Penitenciaria Provincial Nº 4, ubicada en la mencionada ciudad, recibieron la dosis anual correspondiente al presente año.

Al respecto indicaron que la inmunización fue realizada en las instalaciones del citado centro de detención-, priorizando a los adultos mayores de 65 años y a los enfermos considerados de riesgo, de acuerdo a la implementada estrategia de vacunación.

Cabe recordarse que la vacuna antigripal está destinada a los grupos de riesgo, según lo establece el calendario de vacunación vigente, la cual tiene carácter obligatorio y gratuito con una dosis que debe repetirse cada año.

En tal sentido, en este año 2020, el Gobierno de la provincia y el Ministerio de Desarrollo Humano acentúan en todo el territorio la vacunación en terreno, la cual abarca viviendas e instituciones públicas y privadas, teniendo en cuenta el cumplimiento de la cuarentena preventiva obligatoria, establecida por el Gobierno Nacional para evitar posible la transmisión y contagio del COVID-19.

Equipos de vacunadores, enfermeros, agentes sanitarios y otros profesionales de los distintos efectores sanitarios, ubicados a lo largo y ancho de la provincia, recorren casa por casa para garantizar que la población de riesgo reciba la vacuna antigripal sin tener que moverse de sus domicilios.

De manera programada, adultos mayores de 65 años, niños de entre 6 meses y 2 años, embarazadas, puérperas hasta 10 días después del parto, enfermos crónicos y pacientes inmunodeprimidos, por diferentes patologías, son principalmente los destinatarios de la vacuna antigripal mediante las visitas planificadas a los distintos lugares.

Si bien pueden acercarse a recibir la dosis anual, a los hospitales y centros de salud más cercanos al domicilio “es importante que los enfermos de riesgo, esperen a que los vacunadores lleguen a las casas, para evitar así la aglomeración de personas en los servicios de vacunación”, recalcaron. Al tiempo insistieron en cumplir con el distanciamiento físico, necesario entre las personas para prevenir el COVID-19”.

Reiteraron además la importancia de que la gente “se quede en sus casas el mayor tiempo posible, salga solo para lo indispensable y por razones de fuerza mayor, evite el contacto cercano con otras personas en la vía pública, y utilice el barbijo para todas las actividades fuera del domicilio”.

Comentarios

Comentar artículo