MACRI ACLARÓ LA RELACIÓN ENTRE LA DEUDA EXTERNA Y LA FUGA DE CAPITALES

Integrantes del Frente de Todos de la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda Exterior de la Nación.

En el día de ayer, el expresidente Mauricio Macri afirmó en una entrevista periodística que “Trump se portó muy bien con nosotros”, entre otras cosas porque “apoyó el crédito del Fondo”, y que "la plata del FMI, que es la plata de los demás países, la usamos para pagar a los bancos

comerciales que se querían ir porque tenían miedo de que volviera el kirchnerismo".

Estas declaraciones resultan relevantes porque aclaran lo sucedido en años recientes con el endeudamiento externo en nuestro país, pese a los intentos de ocultarlo que hemos presenciado en el Congreso de la Nación y en esta Comisión Bicameral por parte de integrantes de Juntos

por el Cambio.

En primer lugar, dejan en claro el carácter profundamente político del préstamo tomado por el gobierno argentino con el Fondo Monetario Internacional en el año 2018. Ese préstamo no

hubiera existido de no haber sido por la voluntad del entonces presidente de los Estados Unidos que Macri fuera reelecto en 2019. Es preciso recordar que se trató del préstamo más grande de la historia argentina e incluso también de la propia historia del FMI. Tal como el actual gobierno nacional manifestó reiteradas en reiteradas ocasiones, es por ese motivo que existe una responsabilidad compartida entre las autoridades argentinas de aquel momento y los funcionarios principales de este organismo multilateral, que debe ser tenida en cuenta en las negociaciones que se están llevando adelante.

En segundo lugar, el expresidente Macri también desmiente a quienes se esforzaron por negar la existencia de una relación directa entre el proceso de endeudamiento externo y la sostenida fuga de capitales que se vivió en el país entre los años 2016 y 2019. Afirma con todas las letras que el dinero proveniente del FMI se usó para financiar la salida del país de los capitales especulativos que habían ingresado para aprovechar las altísimas tasas de interés en pesos

establecidas por su propio gobierno, de forma tal de realizar enormes ganancias en dólares a costa de los intereses del país.

Este hecho tiene dos consecuencias significativas. Por un lado, confirma lo planteado recientemente por el ministro de Economía Martín Guzmán, que aseguró que la decisión de

privilegiar a los acreedores privados en dólares cuando en el país ya no había ese dinero no fue un error sino una elección, “una alianza con parte del poder económico de la Argentina e internacional”. Por otro lado, pese a lo que establece el artículo VI del Convenio Constitutivo del FMI de que “ningún país miembro podrá usar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital”, el cual fue validado con fuerza de ley en nuestro país, el expresidente Macri, en flagrante delito, afirma que el dinero que llegó a la Argentina durante su gobierno tuvo como finalidad desde el primer momento “una salida considerable o continua de capital”. Las palabras de Macri reponen las pesadas responsabilidades que le caben tanto a su propio gobierno, como también a los funcionarios pertinentes del FMI, que debieron impedir la continuidad del acuerdo en esas condiciones, tal como lo exige la normativa existente.

Esta situación fue advertida en la carta enviada por nuestro Bloque de Senadoras y Senadores del Frente de Todos al FMI, en la cual sosteníamos que a la hora de tomar el préstamo existió:

 

• Falta de sustento para determinar la sostenibilidad de la deuda;

• Incumplimiento de los criterios de acceso extraordinario;

• Vulneración del Estatuto del FMI;

• Inobservancia de las normas jurídicas de Argentina.

Ante ello, se solicitó al FMI la exhaustiva investigación de dicho préstamo, ya que el mismo fue un préstamo político para satisfacción de las necesidades electorales del gobierno de Macri, políticamente afín al expresidente Donald Trump. En función de ello, y teniendo en cuenta las normas de transparencia y de buena gestión de los gobiernos y que el FMI contribuye en varios grupos de trabajo e iniciativas internacionales, como el Grupo de trabajo del G-20 contra la

corrupción, el Grupo de Trabajo de la OCDE sobre Corrupción entre otros, solicitamos que deben deslindarse las responsabilidades de los actuantes en los procedimientos que dieron lugar a ese fracasado experimento que fue el Acuerdo Stand-By del 2018 en Argentina.

En tercer y último lugar, es necesario recordar que el acuerdo con el FMI fue anunciado en mayo de 2018. Unos meses antes el gobierno de Macri había ganado las elecciones legislativas en

gran parte de las provincias del país, con lo que había resultado fortalecido política y prácticamente ningún análisis político pronosticaba el regreso al gobierno de la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en 2019, sino todo lo contrario. Por ese motivo, la decisión de los capitales especulativos de abandonar el país no pudo tener como motivación el temor de que volviera un gobierno que priorizara el trabajo y la producción por sobre la bicicleta financiera. Estos bancos y fondos de inversión tomaron la decisión de retirarse debido a que el riesgo de mantener sus posiciones en pesos era muy alto, ante el agotamiento de las políticas ruinosas implementadas por el gobierno de Cambiemos.

Si algo tenemos que aprender de este episodio es que cada sector político debe hacerse cargo de la cuota de responsabilidad que le cabe a la hora de afrontar este problema enorme que está atravesando la Argentina. Es tiempo de abandonar las excusas y las falsas explicaciones que pretenden tapar el sol con la mano. El país requiere la mayor unidad de la dirigencia política para salir adelante y para no recaer nunca más en los ciclos de sobreendeudamiento externo y fuga de capitales que arruinan el futuro de nuestra sociedad.

Los integrantes del Frente de Todos de esta Comisión seguimos en la lucha por una patria justa, libre y soberana.

 

Integrantes de la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control de la

Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda Exterior de la Nación.

JOSÉ MIGUEL ÁNGEL MAYANS

Presidente

ITAI HAGMAN

Secretario

MATÍAS DAVID RODRÍGUEZ

Secretario

MARÍA DE LOS ÁNGELES SACNUN

Vocal

ADOLFO RODRÍGUEZ SAÁ

Vocal

MAURICE FABIÁN CLOSS

Vocal

OSCAR ISIDRO PARRILLI

Vocal

JOSÉ LUIS GIOJA

Vocal

CARLOS SALOMON HELLER

Vocal

FERNANDA VALLEJOS

Vocal

LUIS RODOLFO TAILHADE

Vocal

Comentarios

Comentar artículo