“Tapón” de sedimentos deja seco un brazo del Pilcomayo y favorece el cruce de personas por pasos clandestinos

A pesar del cierre de la frontera y de la vigencia de la cuarentena, no cesa el movimiento de personas por el paso clandestino emplazado sobre el cauce seco del Pilcomayo, lo que representa un riesgo sanitario en medio de la pandemia

Toda el agua que baja por el riacho Porteño se desvía hacia El Reventón, dejando seco el brazo del río Pilcomayo que separa a Clorinda de la localidad paraguaya de Nanawa, bordeando el barrio Itatí, Libertad, el centro de Clorinda y toda la zona Sur, hasta la confluencia con el río Paraguay.

En una recorrida realizada por un equipo periodístico de esta Corresponsalía de La Mañana por la zona del Porteño Sur, se pudo advertir movimiento de personas por el paso clandestino emplazado sobre el cauce seco del río Pilcomayo, lo que representa sin dudas un riesgo sanitario en medio de la pandemia por coronavirus.

Dragado

Lo particular de esta situación es que antes de la pandemia, es decir hace poco más de tres meses, una máquina fluvial de gran capacidad había llegado hasta la segunda ciudad y realizado dragado del curso del Pilcomayo, precisamente para que las aguas retomen el curso hídrico.

Sin embargo, el trabajo realizado no tuvo el resultado esperado, ya que toda el agua desvía por izquierda hacia El Reventón, dejando seca esa parte del río que es internacional, ya que separa a la provincia de Formosa del Paraguay.

Comentarios

Comentar artículo